Categorías
Actualidad

En Vigo marcha contra la violencia machista

Concentración en Vigo por el Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra la mujer

El colectivo Marcha Mundial das Mulleres de Vigo sumó a cientos de personas este 25 de noviembre en Galicia con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer bajo el lema “Combater a violencia machista é unha prioridade para a saúde de todas”, y para evitar que la lucha contra la erradicación de esta lacra “quede confinada en 2020”.

La Coordinadora Galega da Marcha Mundial das Mulleres ha detallado que se manifestaban para evitar que “la reivindicación y visibilización permanezcan confinadas en 2020”, así como por “la responsabilidad de saber que, si el feminismo no se moviliza, la violencia contra las mujeres no va a desaparecer”.

L@s participantes portaban pancartas con consignas que denunciaban las muestras de machismo en la sociedad como “Sexualizar as nenas é violencia machista” o “Reforzar estereotipos de xénero cimenta a violencia contra as mulleres”, también se escuchaban las consignas “Queremonos libres e queremonos vivas”….. “A explotación reproductiva e violencia contra as mulleres”.

La concentración que mantuvo en todo momento las normas de distanciamiento que indican las autoridades sanitarias y el uso de mascarillas, partió de Vía Norte a las 19:00 horas y marchó por Urzaiz hasta la calle Colón donde se unió a el Movimiento Feminista Unitario de Vigo que apeló a congregarse el mismo día a las 20.00 horas con todas las medidas sanitarias de seguridad bajo el lema “Lucha feminista contra el terrorismo machista al considerar “imprescindible seguir presentes en las calles” pese a la crisis sanitaria.

En total 1074 mujeres fueron asesinadas por la violencia machista en España desde el 1 de enero de 2003 que empezó a registrarse cada caso de fenómeno que tanto daño sigue haciendo en la sociedad. En lo que llevamos de año las cifras oficiales recogen 41 feminicidio, 4 de ellos en Galicia.

Según datos de una macroencuesta de la violencia contra la mujer de 2019 en el caso de las mujeres gallegas un 35,4 % fueron víctimas de acoso sexual, y un 33,9 % (una de cada 3 mujeres) sufrieron violencia por parte de su pareja o expareja.

En Colón dieron lectura al manifiesto, reivindicando las luchas feministas donde denunciaron el carácter estructural de la violencia machista y recordaron que la violencia puede ser psicológica, emocional, física, sexual, o económica. “Una violencia que en gran parte de los casos no llega a denunciarse”, señalaron y remarcaron que “En el caso de la violencia sexual sólo el 8% la denuncia, lo que quiere decir que un 90 % de este tipo de violencia es invisible, y que el motivo es la vergüenza y el miedo a no ser creída.

“Vivimos en un sistema que nos responsabiliza a nosotras mismas de la violencia que sufrimos, que nos hace cargar con la culpa, con el pensamiento de que algo habremos hecho mal para que nos pase esto. Nos hacen creer que podíamos haberlo evitado. Un sistema que no solo pone en duda nuestra palabra continuamente, incluso nos trata como si fuésemos nada porque creen que no valemos nada”, denunciaron.

El confinamiento aumentó la violencia machista

Las feministas visibilizaron la actual situación que padecen muchas mujeres en medio de la pandemia que se vieron obligadas a convivir confinadas con su maltratador, por lo tanto, privadas de cualquier recurso de asistencia externa. Mujeres que vivieron la violencia de manera prolongada e ininterrumpida en muchos casos por la percepción de seguridad e impunidad de su agresor, lo cual provocó un aumento de casos de violencia de genero.

En España, las seis primeras semanas de confinamiento aumentó, más de un 50 % las llamadas al 016 y hubo más de 4000 detenciones por violencia machista. Por primera vez los centros de acogidas para víctimas de violencia machista llenaron sus plazas durante meses, y según datos aportados más de 60 mujeres maltratadas tuvieron que huir de sus hogares, declararon en el manifiesto las feministas por lo tanto reclamaron ante esta nueva normalidad buscar nuevas estrategias para sobrevivir. “Nos dimos cuenta que esta nueva normalidad nos obliga a buscar nuevas estrategias para sobrevivir pues el teléfono 016 es insuficiente. Pudimos ver como no se hacían redes de señales de apoyo y en muchas cosas solo se tuvo el silencio como respuesta”.

La pandemia agudiza la desigualdad económica entre hombres y mujeres

En el manifiesto l@s feministas señalaron que esta crisis económica derivada de la pandemia aumentará las desigualdades económicas entre hombres y mujeres dejándolas más desprotegidas y más dependientes económicamente lo cual propicia la permanencia de las situaciones de violencia por dependencia.

“Recordemos que fueron las mujeres en su mayoría quienes soportaron el peso de los cuidados. Y en lo rural precisamos protocolos que tengan en cuenta características específicas de las mujeres en este sector. Son mujeres que, con su trabajo invisible, con su triple jornada laboral sostienen la vida en nuestras ciudades”.

Hicieron un llamado a la lucha feminista ecologista, que está en la vanguardia marcando la agenda política social, a reorganizarse dentro de esta nueva normalidad y luchar “por nuestro futuro y nuestra emancipación para que no quede ninguna atrás”. Y para esa emancipación, advirtieron, debe participar la familia, pareja, amigos; haciéndose eco de esta problemática en los espacios a los que no llega el feminismo.

Las feministas llaman a educar en igualdad de género para erradicar la violencia machista

En la concentración l@s feministas exigieron mayores recursos en la enseñanza para educar niños y adolescentes en igualdad y contra la violencia de género, la formación real y efectiva de todas y todos los profesionales allegados a la gestión de la violencia de género, jueces y juezas, cuerpos de seguridad, terapeutas sanitarios….

En general reclamaron medidas reales y efectivas para acabar con la precariedad laboral femenina y la desigual en el trabajo y una actuación rápida ante denuncias por acoso sexual en el trabajo, protección de la mujer trabajadora, así como mecanismo legal para acabar con la precariedad salarial y por último, exigieron protocolos de protección de violencias adaptados a la situación de la nueva normalidad.
Concluyeron el manifiesto increpando a mantener la lucha feminista contra el terrorismo machista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *